Panathlon Club
Montevideo

"LUDIS IUNGIT (EL DEPORTE UNE)"

"LUDIS IUNGIT (EL DEPORTE UNE)"

Contacto

Manifiesto del Fair Play

lud universiade

PANATHLON

CLUB DE MONTEVIDEO

Manifiesto sobre el

Fair Play

Establecido por el C.I.E.P.S.

en cooperación con el C.O.I.,

y colaboración de U.N.E.S.C.O.

Introducción

                         El deporte de competición puede responder a numerosas exigencias fisiológicas, sicológicas y sociales del hombre. Especialmente puede aportar a cada uno, cualquiera que sea su edad y su condición posibilidades de expansión y un enriquecimiento de las relaciones individuales y colectivas. Puede igualmente contribuir de diversas y notables maneras a mejorar la calidad de vida.

                         Sin “Fair Play”, sin embargo, el deporte pierde este poder, y esto a cualquier nivel de competición, tanto si se trata del deporte amateur como del deporte profesional.

                         En numerosos países el crecimiento del nivel de vida y el aumento del tiempo libre incitan a una participación creciente en el deporte de competición. Pero al mismo tiempo la amenaza contra el “Fair Play” aumenta en razón de la búsqueda cada vez más frecuente de la victoria a cualquier precio.

                         En nuestra opinión el deporte de competición camina hacia una crisis. Si quiere realizar sus objetivos y desempeñar su papel en la promoción de la comprensión internacional, si quiere, a más largo plazo, sobrevivir como una forma valida de actividad humana es indispensable y urgente la pertenencia al “Fair Play”.

                         Sin “Fair Play” el deporte no es deporte.

lud fp 2ANALISIS DEL CONCEPTO DE “FAIR PLAY”

                         En primer lugar es el competidor el que da testimonio de “Fair Play”. Ello exige como mínimo, que dé prueba de un respeto total y constante a la regla y que reconozca que además de esta regla escrita, existe un espíritu dentro del cual debe practicarse el deporte de competición.

                         El “Fair Play” se manifiesta por:

–     la aceptación sin discusión de las decisiones del árbitro, salvo en los deportes en los que el reglamento autoriza un recurso.

–    la voluntad de jugar para ganar, objetivo primero y esencial, y el rechazo firme a conseguir la victoria a cualquier precio.

El “Fair Play” es una “forma de ser” basada en el respeto de sí mismos y que implica:

–     honestidad, lealtad y actitud firme y digna ante un comportamiento desleal;

–     respeto al compañero;

–     respeto al adversario, victorioso o vencido, con la conciencia de que es el compañero indispensable al que le tiene la camaradería deportiva;

–     respeto al árbitro y respeto positivo, expresado por un constante esfuerzo de colaboración con él.

El “Fair Play” implica modestia en la victoria, serenidad en la derrota y una generosidad suficiente como para crear relaciones humanas entrañables y duraderas.

Pero el “Fair Play” no es sólo prerrogativa del participante. Entrenadores, jueces, espectadores y todos cuantos están relacionados con el deporte de competición tienen que aportar una contribución indispensable y especial, bien directamente, bien por la influencia que pueden ejercer sobre el competidor.

lud fp bava y jpAMENAZAS QUE PESAN SOBRE EL DEPORTE Y SOBRE EL “FAIR PLAY”

                         La amenaza principal que pesa sobre el “Fair Play” es la importancia excesiva que en nuestros días se concede a la victoria, fuente de prestigio para el participante, para su club o para su organización deportiva y para su país.

                         Jugar para ganar es la esencia de Ia competición deportiva, pero la preocupación excesiva por la victoria incita cada vez más a los participantes a violar los reglamentos. Empujados por muchedumbres excitadas y partidistas, discuten y se burlan de la autoridad del árbitro. En su temor al fracaso llegan a considerar a sus adversarios como enemigos que hay que abatir y, a veces, con la complicidad de los dirigentes y de los entrenadores, recurren a prácticas desleales e incluso brutales para lograr sus fines. Estos excesos se alimentan de la creciente ola de indisciplina y violencia que se ha desencadenado en nuestro mundo moderno.

                         El deporte necesita ser sostenido de muchas maneras y por numerosos organismos, entre otros por las autoridades públicas, las autoridades locales, los mecenas; pero su necesidad esencial en el momento presente es la salvaguarda del “Fair Play”. Todos cuantos están implicados en el deporte de competición: participantes, padres, educadores, organismos deportivos, entrenadores y directivos, médicos, árbitros, autoridades públicas, periodistas y espectadores tienen una responsabilidad específica en la promoción del “Fair Play “, y Ia única esperanza para el deporte es que así lo reconozcan y actúen en consecuencia.

RESPONSABILIDADES

lud travesía en nauticoResponsabilidades de los participantes

                         Los participantes tienen una responsabilidad primordial en la salvaguarda y en el desarrollo del “Fair Play”. Al margen de la contribución que otros puedan aportar al “Fair Play”, es el participante quien, en última instancia, da o no lealtad al juego. Antes que nada él es un ejemplo. Por su constante observancia de las reglas, su sensibilidad para el espíritu de competición, su respeto constante y absoluto al árbitro, a sus compañeros de equipo, a sus adversarios y a los espectadores está capacitado para poner de relieve la significación del “Fair Play”.

                         El busca la victoria pero no la quiere a cualquier precio: trampa, juego desleal, ingestión de estimulantes u otros productos prohibidos por el reglamento. No discute la decisión del árbitro, ni incita a nadie, en especial a los espectadores, a hacerlo. Acepta la victoria o la derrota con serenidad y se esfuerza en todo momento.

                         Sencillo jugador de pueblo o campeón consumado, todo competidor, sea lo que fuera, tiene estas responsabilidades. Sin embargo, el campeón, seguido por la televisión y adulado por muchedumbres entusiastas puede ejercer una inmensa influencia. Esta postura privilegiada puede permitirle, con una conducta ejemplar, persuadir a los demás deportistas y en particular a los jóvenes para que jueguen lealmente, como igualmente, su desprecio por la regla y su despreocupación de cara a los demás, pueden incitarle a no tener en cuenta ninguna de ellas.

                         Los campeones están sometidos a intensas presiones para ganar porque la victoria a este nivel aporta prestigio no solamente al participante sino también a su club, a su organización deportiva, a su país y puede además ser fuente de beneficios materiales. Precisamente porque puede, por su cornportamiento y por sus reacciones, ejercer una influencia tan poderosa, es por lo que resulta indispensable que el campeón, más que cualquier otro, practique el “Fair Play”. Esta exigencia concierne al profesional tanto como al amateur.

lud fp niñosResponsabilidades de los padres

                         Como primeros educadores, los padres pueden aportar una contribución inestimable a la enseñanza del “Fair Play”.

                         Desde el momento en que el niño, muy pequeño descubre a través de sus juegos las primeras relaciones sociales, sus padres deben iniciarle en los principios de la lealtad. El juego del niño tiene numerosos e importantes objetivos, pero bajo la vigilancia de los padres puede servir además para hacerle descubrir y reconocer los verdaderos valores.

                         Incluso en lo que respecta al niño en edad escolar, los padres no deben abandonar sus responsabilidades en lo que al “Fair Play” se refiere.

                         A ellos les incumbe asegurarse de que los profesores de educación física y los entrenadores concedan la misma importancia al comportamiento de los jóvenes, que a su habilidad y al valor de sus marcas. Puede ocurrir que los educadores y los entrenadores se sientan fuertemente tentados a formar equipos victoriosos y a elevar así el prestigio de la escuela; los padres deben entonces, si es necesario, asegurarse individualmente o a través de sus asociaciones de que verdaderamente no se atenta contra el “Fair Play”.

lud futbol interlicealconvivenci y fpResponsabilidades de los educadores

                         Gracias a su estrecho y permanente contacto con los jóvenes en edad de formación, todos los educadores tienen posibilidades especiales para la promoción del “Fair Play”.

                         A nivel de escuela primaria la clase es el centro de aprendizaje social y el educador tiene una influencia muy poderosa. Está en situación de poder enseñar a sus alumnos la práctica del “Fair Play” e incluso a este nivel puede también llevarles a apreciar la necesidad del mismo.

                         Muy a menudo el alumno de la escuela primaria tiende a afirmarse en un desprecio egoísta de los intereses de los demás. Puede resultarle difícil afrontar la contradictoria experiencia de la competición y de la cooperación inherente a la mayor parte de las actividades físicas de la infancia. El educador debe enseñarle que el respeto a los demás y a las reglas es lo que da sentido al juego y hate que proporcione mayor satisfacción.

                         A nivel de la enseñanza secundaria, la creciente importancia concedida al deporte de competición puede ser fuente de nuevos problemas: el joven competidor muy capacitado no está siempre preparado para hacer frente a la adulación que suscita su proeza y puede llegar a creer que ésta le autoriza a despreciar las exigencias del “Fair Play”

                         El profesor de educación física puede contribuir de manera muy especial a la promoción del “Fair Play”: cerca de sus alumnos puede incluso reaccionar inmediatamente durante la competición ante cualquier trasgresión de las reglas o acto reprensible. Así como la competición en deporte puede provocar la admiración, la falta de la misma puede suscitar la burla: compete al profesor de educación física hacer nacer en el gimnasio o en el terreno deportivo una atmósfera de amistosa tolerancia que cree respeto y consideración para todos.

                         Quizá la responsabilidad más importante del profesor de educación física es animar a sus alumnos a sentir orgullo de un comportamiento disciplinado y generoso; esto, a corto plazo, supondrá una mayor consideración de sí mismos así como de su escuela y, a largo plazo, favorecerá una adhesión duradera al “Fair Play”.

lud acto acadmeico 2014 libro 100 añosResponsabilidades de las organizaciones deportivas

                         La necesidad de organizar distintas clases de competiciones y de atender al entrenamiento y a la preparación de los árbitros, de los entrenadores y de los competidores ha llevado a la creación de organizaciones deportivas. En el curso de los años se ha instituido un amplio y complejo conjunto de clubes reglamentados por organizaciones regionales, nacionales e internacionales para hacer frente a una demanda de actividad deportiva que crece de día en día.

                         Estas organizaciones deportivas que representan a menudo la autoridad soberana son, por consiguiente, muy poderosas. Pero su poder implica importantes responsabilidades, incluido el “Fair Play”. Las organizaciones deportivas no son burocracias anónimas: los miembros voluntarios así como los que cobran un sueldo son frecuentemente abnegados y desinteresados; ponen en el deporte un interés afectivo, desarrollado generalmente a partir de grandes carreras deportivas y se identifican inevitablemente con los equipos que representan sus propias organizaciones. No deben, por tanto, permitir que su entusiasmo por sus equipos oscurezca su concepto de “Fair Play”.

                         El deber de las organizaciones es, pues, definir claramente la ética del comportamiento deportivo mediante reglas y reglamentos y asegurarse de que son totalmente respetados. Es deber suyo utilizar todos los medios existentes para promover el ideal del “Fair Play” y, concretamente, para educar a los competidores a este respecto.

                         Estas organizaciones son guardianas de la imagen del deporte y tienen una responsabilidad especial cuando se trata, mediante un uso prudente pero positivo de su autoridad, de salvaguardar la dignidad del mismo. Es indispensable que reaccionen firmemente contra todo juego desleal, contra toda violencia, contra todo lo que ataque al “Fair Play”, y que consideren que las infracciones repetidas por miembros o equipos dependientes de su jurisdicción perjudican seriamente la reputación de la propia organización.

lud fp entrenadorsResponsabilidades de los directores técnicos y entrenadores

                         Sobre los entrenadores recaen pesadas responsabilidades porque el espíritu y el comportamiento del competidor son muy a menudo el fiel reflejo del grado de convicción del entrenador respecto al “Fair Play”. El entrenador influye poderosamente en la formación del carácter del competidor, especialmente del joven competidor, todavía impresionable. Es inevitable que el participante, a quien su necesidad de aprendizaje técnico le une estrechamente a su entrenador, sea influenciado por el comportamiento y los valores éticos de este.

                         Normalmente se tiene la idea de que el entrenador solo debe preocuparse de la habilidad y de la condición física del competidor: es un punto de vista totalmente erróneo. Tanto en deporte profesional como en deporte amateur su actitud debe estar precedida por el “Fair Play” y debe esforzarse sin descanso por demostrar al competidor cómo para él el “Fair Play” es sinónimo de integridad y de dignidad.

                         El entrenador, aún a riesgo de perder un partido o quizá un campeonato, debe tomar medidas contra cualquier competidor que deliberadamente se burla del “Fair Play”. Debe por otra parte hacer cuanto esté a su alcance para proteger al competidor de las influencias que podrán incitarle a violar las reglas o a traicionar el “Fair Play” de alguna manera. El entrenador debe observar todas las normas que rigen su deporte, por ejemplo aquellas que prohíben el uso de estimulantes y las que se refieren a la contratación de los jóvenes competidores.

                         Una de las responsabilidades del entrenador es sostener su asociación profesional para que sea un agente activo del desarrollo del “Fair Play” y un órgano de represión contra aquellos que lo quebrantan con su comportamiento.

                         No son únicamente los entrenadores de los competidores y de los equipos de alto nivel, amateurs o profesionales, quienes tienen que velar por el “Fair Play”, pero es especialmente importante que lo hagan porque pueden atraer la atención de un gran sector de público. Todos cuantos asumen un papel de dirección en el deporte de competición deben tratar enérgicamente de difundir el ideal del “Fair Play”.

lud medicoResponsabilidades de los médicos y ayudantes

                         La responsabilidad primordial del médico deportivo es la salud y .el bienestar general del competidor, pero algunas de las decisiones que tome en el ámbito medico pueden también tener implicaciones para el “Fair Play”.

                         Como todos los que se ocupan del deporte de competición, los médicos están sometidos a presiones. Impulsado por una fuerte identificación personal, bien sea con un competidor, bien con el club, con la organización o con el país que representa, un médico, a pesar de su código profesional, puede tomar decisiones o actuar de una manera que no es ni conforme al interés bien entendido del competidor ni compatible con el “Fair Play”.

                         En una época en que el uso ilegal de los estimulantes con miras a la mejora de la marca deportiva se ha desarrollado hasta el punto de convertirse en uno de los problemas principales, el medico tiene una responsabilidad especial para asegurar el respeto absoluto de la reglamentación que rige para los productos químicos y la medicación en general y debe observarla él mismo estrictamente. No debe nunca prescribir medicación que no haya sido antes eficazmente controlada en cuanto a su inocuidad.

                         Resulta especialmente difícil decidir si debe aconsejarse a un jugador herido retirarse o no de una competición, sobre todo si su presencia o su ausencia puede afectar al resultado o, eventualmente, a los ingresos. Pero el “Fair Play” ante el adversario lo mismo que ante el código medico exige que, al tomar una decisión, el practicante se guie únicamente por la condición física del competidor.

lud futsal 2014 wuc juecesResponsabilidades de los árbitros

                         Cualquiera que sea el tipo de competición, y tanto si se celebra ante un gran público o un pequeño grupo de espectadores, la misión del árbitro es velar porque ésta se desarrolle respetando siempre las reglas. En este sentido su contribución a la promoción del “Fair Play” es única y esencial.

                         Testigo y juez a un mismo tiempo, el árbitro dispone como tal de poderes excepcionales. Incluso equivocada, su decisión es definitiva y debe serlo, con el fin de que su autoridad sea algo indiscutible. Pero estos poderes excepcionales implican responsabilidades. Debe esforzarse para poseer un conocimiento profundo de todas las reglas y reglamentos y saber dar la interpretación más actual de las mismas. El árbitro debe mantenerse en una condición física que le permita moverse con rapidez en aquellos deportes que así lo exijan para mantener un estrecho contacto con el juego. Esta proximidad inmediata no solamente le da una mayor comprensión de la intención del jugador sino que aumenta también la confianza de este último en el árbitro.

                         La personalidad del árbitro, tanto como sus competencias técnicas, puede tener una influencia decisiva: dominio de sí, valentía, benevolencia, tenacidad, son otras tantas cualidades que contribuyen en gran manera a su eficacia. El árbitro debe tener conciencia de que a veces una palabra, un gesto, dirigidos a los competidores o incluso a los espectadores bastan para volver a crear las condiciones, indispensables para el desarrollo satisfactorio y agradable de un partido.

                         El papel del árbitro no se limita al terreno deportivo o al estadio. Aumentará su crédito, concretamente con motivo de competiciones de nivel poco elevado, si trata de establecer antes y después del partido contactos con los participantes: antes, para crear un clima de confianza y de cooperación mutua, después, para explicar sus decisiones y llamar la atención sobre eventuales prácticas desleales. Nada obliga al árbitro a buscar este contacto suplementario, pero gracias a él reforzará su autoridad y contribuirá al mismo tiempo, de forma positiva, a la promoción del “Fair Play”.

lud neurocienciaResponsabilidades de las autoridades públicas

                         El auge de la participación en el deporte de competición ha hecho que las autoridades pithlicas a nivel local, regional y nacional se sientan cada vez más comprometidas. Proporcionan ayuda económica, instalaciones, personal calificado, pero también tienen responsabilidades en lo que a la formación del “Fair Play” se refiere.

                         A este respecto la formación para el servicio público de profesores, entrenadores, cuadros deportivos y animadores les da unas posibilidades especiales. Deben asegurarse de que, dentro de los programas el deporte como medio de formación de los valores sociales, reciben plena consideración y que la necesidad del “Fair Play” y su naturaleza son examinados a fondo.

                         Las autoridades públicas, a menudo propietarias de las instalaciones deportivas pueden por este motivo y por diferentes medios promover el “Fair Play” en los programas de actividades que se desarrollan en las mismas.

                         A escala nacional pueden hacer mucho para la promoción del “Fair Play” adoptando una postura firme en favor del mismo. Sin dejar de desear que sus equipos representativos busquen el éxito, deberán condenar sin remisión toda práctica desleal de su parte, situando así el “Fair Play” por encima de toda ambición de prestigio nacional. A veces será necesario moderar los impulsos de estos equipos para evitar que los mismos les inciten al chauvinismo o a otros excesos, o incluso al deseo de ganar por cualquier medio.

lud periodistaResponsabilidades de los periodistas

                         Los periodistas que por sus artículos, reportajes por radio y televisión, comentarios de películas, etc. Ejercen una gran influencia sobre los valores morales del público y sus juicios, pueden aportar una contribución de primerísimo orden a la promoción del “Fair Play”.

                         Deben saber que tienen una misión educativa que no es una misión fácil porque están sometidos a numerosas presiones por parte de los redactores jefes, directores y productores, organizaciones deportivas y un cierto sector de público más inclinado al sensacionalismo que a la exactitud. Pero en una época en que el deseo de victoria a cualquier precio amenaza con acabar con el “Fair Play” es esencial que sepan sostenerlo en todas sus manifestaciones, condenando siempre el juego desleal.

                         El periodista fracasara en su misión si halaga los gustos más dudosos con fines comerciales o si se aparta por poco que sea de la verdad, para atraerse el favor y la popularidad. La realizará en cambio con éxito si constantemente puede dar prueba no solamente de competencia técnica, de imparcialidad, de independencia, de espíritu y de un sólido conocimiento del deporte sino también de comprensión para la delicada tarea del árbitro por ejemplo.

lud finales hockey 2014 hinchadaResponsabilidades de los espectadores

                         El deporte de alto nivel atrae a los espectadores. Con su presencia y su apoyo animan a los competidores a realizar esfuerzos más intensos. Cuando los espectadores son numerosos su influencia puede ser muy poderosa e incitar a los competidores a orientar su acción para el mejor interés del juego o para el peor.

                         Frecuentemente los espectadores se identifican con los jugadores de un equipo dado y les prestan su apoyo; si este apoyo es espontaneo y no cae en el exceso, no producirá ningún perjuicio y de hecho influirá favorablemente en el éxito de la reunión.

                         Pero si el apoyo es excesivo, si degenera en chauvinismo local agudo, en nacionalismo o en racismo, puede producirse un clima de odio entre espectadores y competidores. En este clima, competidores, directores técnicos y entrenadores pueden sentirse impulsados a buscar la victoria por todos los medios y el arbitro ser sometido a presiones inaceptables. Cuando este apoyo llega al fanatismo como a veces ocurre, el deporte adquiere un aspecto horrible: la violencia se desencadena en el terreno y entre el público, causando daños materiales y heridas físicas. En este ambiente el respeto y la camaradería se derrumban y se destruyen los fines y los beneficios del deporte.

                         Son indispensables unas medidas efectivas para controlar los excesos de los espectadores, que no se limiten a la simple censura. Esto exige un estudio atento de las causas de tal comportamiento, pues si algunas tienen su origen en el deporte otras no. En algunos países, por ejemplo, los espectadores utilizan las manifestaciones deportivas para desafiar el orden y la autoridad, lo cual es una fuente de vandalismo y de brutalidad que el deporte no puede ignorar, pero que es ante todo un problema para la sociedad en su conjunto.

                         Es importante que, a largo plazo, se eduque a los espectadores para que aprendan a desear y a apreciar la habilidad técnica y la actitud leal de los jugadores o de los equipos. Así tendrán una actitud positiva de apoyo en vez de un comportamiento negativo: abucheos, canciones de burla e insultos, que tan frecuentes son en estos últimos años.

                         Padres y profesores tienen un importante papel en la educación de los jóvenes espectadores. En cuanto a los medios de comunicación y asociaciones de “defensores” que en algunos deportes están vinculados a clubes o a equipos, también tienen una indispensable e importante contribución que aportar.

                         El peso de las responsabilidades de los espectadores no debe ser sobrestimado, dada su poderosa influencia para lo mejor o para lo peor sobre los competidores y responsables del deporte. No es únicamente, ni probablemente, para influir en los jugadores para lo que los espectadores acuden a las manifestaciones deportivas, sino para su propio recreo. Sin embargo, esta distracción solo logrará su total plenitud si, apoyando a los competidores, sostienen también el “Fair Play”.

Las fotos que acompañan el presente Manifiesto tienen su fuente en el facebook de la Liga Universitaria de Deportes, Institución centenaria que también brega por el Juego Limpio en las competiciones deportivas.

Panathlon Club
Montevideo
info@panathlonmontevideo.org